De Maipú a Dromoland

Hace poco tuve la oportunidad de visitar el Castillo de Dromoland situado de camino a Limerick, al sur de Galway. El castillo es mas grande de lo que parece a simple vista y tiene unos muy agradables y extensos jardines. En sus paredes se encuentran muchos retratos de miembros de la familia o clan O'Brien, quienes han sido figuras destacadas en la vida irlandesa desde tiempo inmemorial, incluyendo al gran rey de Irlanda Brian Boru muerto en la batalla de Clontarf contra los vikingos, donde tantos grandes guerreros vertieron su sangre tan solo por un empate técnico que pudo, a la larga, considerarse una victoria moral.
Examinando las pinturas de estos antiguos ocupantes me encontre con una que es la de la foto de este post. Gran sorpresa me lleve cuando vi que su mano descansaba sobre un pedestal con la inscripcion: Los Andes, Chacabuco y Maipú. Lo ultimo que esperaba encontrar era a un general argentino retratado en esas amplias y antigua salas.
Y sin embargo era Irlandés:

O'BRIEN, JOHN THOMOND (1786-1861).
Nació en Dublín (Irlanda); llegó a Buenos Aires en 1812 y murió en Lisboa, Portugal. sus restos fueron traídos a la Argentina para ser inhumados con todas las honras de un héroe nacional.Oficial militar; héroe irlandés de la guerra de la independencia Argentina. Se enroló en el ejército. Luchó en Montevideo (1813) y después de la capitulación de la plaza se reintegró a la vida civil. Se unió a San Martín, en Mendoza, como oficial, en el regimiento de granaderos a caballo. Mientras el ejército se hallaba preparado para cruzar los Andes, O'Brien patrulló el Paso Portillo. Pasó a ser edecán de San Martín y acompañó al general en sus campañas de Chile y Perú.Después de la batalla de Maipú, recibió órdenes de seguir al general Osorio, el comandante español y, con dieciocho granaderos, capturó toda la documentación del estado mayor y varios prisioneros.


Y sobre la batalla de Maipú misma:

"...La mañana del domingo 5 de abril, la época más deliciosa del año en Chile, ni una sola nube obscurecía el brillante y eterno azul del firmamento; los pájaros cantaban y los azahares esparcían un perfume delicioso en la brisa; había esa balsámica suavidad del aire tan propia del clima; las campanas llamaban a misa y un sentimiento religioso se deslizaba en los sentidos al unísono con la santidad del día; parecía sacrilegio que tan santa quietud se interrumpiese con estrépito de batalla.

Con esta victoria, la causa independiente se consolidó de modo tan firme, que subsiguientemente llegó a aplastar el poder español en Sudamérica; pues si la acción hubiera favorecido a los realistas, no es dudoso que tanto Perú como Chile, se hubieran mantenido hasta el presente bajo la coronaespañola. La batalla de Maipú preparó el camino para la de Ayacucho que se libró con éxito para los independientes en el Perú, el 9 de diciembre de 1824, contra doble número de enemigos, y arrancó a España la última porción delantes basto dominio de las Américas..."


A pesar de ser uno de los hechos mas importantes de la guerra de la independencia, mas bien nada se dice nunca al respecto y lo unico que supe por mucho tiempo fue que solo coincidia con la fecha de mi cumpleaños. Un dia llegue a la escuela avido por saber la efemeride que estaria puesta en tizas de varios colores en un pizarron frente a la puerta de entrada: "5 de Abril, Día de la Batalla de Maipú". Se me quedo grabado en la memoria y nunca mas escuche nada y solo por la curiosidad de larga data un dia me puse a leer sobre lo que habia ocurrido.
El dia que vi el retrato del General O'Brien, quiso la casualidad que estuviera junto a un compatriota a quien habia conocido solo unos minutos antes. Cuando le señale el inesperado hallazgo me dijo: Ah, la batalla de Maipú, 5 de Abril, el día de mi cumpleaños! Y me refirió tambien la anécdota coincidente sobre la efemeride mencionada en la escuela.

Me importa poco el hecho de haber nacido el mismo dia que otro argentino a quien conoci de forma inesperada, tanto como haber completado un circulo contemporaneamente en un lugar remoto frente a una pintura de un olvidado aventurero heroe irlandes.
La suerte, parece, trabaja por turnos y ese dia atendia en la misma ventanilla.

Ah, y me regalaron la camiseta de Nuls!!!

Fuente: Busaniche José Luis (ed) Organización de la campaña San Martín visto por sus contemporáneos. Bs. As., Instituto Sanmartiniano, 1995, págs. 110 a 124. Relato de la Batalla de Maipú por Samuel Haigh.

10 comentarios:

Bwana Roberto dijo...

Viva la Patria! digo, Feliz cumple!
Congratulote en tu onomastico y en la gloriosa ocasion de la efemeride por igual partida.
Mas gil seras vos.

Bea dijo...

Feliz Cumple!!! Vos sos un cumpleaniero muy patriota!!! Aunque bahh...mucho de patriota no tenes pq te fuiste del pais! (oopppssss esa va en joda por uno de tus ultimos posts!!!) Salu2

Luciano dijo...

Pasa que en realidad soy un agente britanico al servicio de su Majestá en busca del re-anexamiento de Irlanda al Reino Hundido, por eso busco ejemplos en prohombres como San Martin , que fue el agente numero 2 de esta cadena de criollos conspiradores. Don O'Brien era el numero 3.
Y asi consecutivamente contando a Gaston Pauls a Guillermo Patricio Kelly tambien; creo que Robin Wood tambien, pero no me acuerdo bien...
ah..gracias!

amelche dijo...

¿Es tu cumpleaños? ¡Felicidades! Los irlandeses estuvieron y están en todas partes... Luego dicen los gallegos que "hay un gallego en la luna", pues estará con un irlandés, seguro. (Gallegos de Galicia, región de España, creo que en Argentina se usa como sinónimo de "español", claro, como casi todos los españoles que emigraron eran gallegos...)

Luciano dijo...

Si, aprendi la diferencia la primera vez que escuche a un gallego en vivo y en directo. Que acento mas dulce, el mas dulce que pudiera llegar a tener la lengua castellana (y la lengua gallega); realmente me sorprendio.
gracias!

blanca dijo...

Hola, qué interesante comentario y qué emocionante. Te diré que aquí en México también tenemos una deuda con los irlandeses. En 1847, cuando los gringos invadieron el país muchos irlandeses formaron el Batallón de San Patricio y lucharon al lado de los mexicanos. Claro que este final no es feliz como el tuyo, se perdió la guerra y ellos creo que fueron pasados por las armas. Actualmente existen varias placas conmemorativas con sus nombres. Hace como 7 años estuve presente en la Plaza de San Jacinto, en la Ciudad de México, cuando la presidenta en ese entonces irlandesa (perdón por mi ignorancia porque no me acuerdo de su nombre) les rindió honores. Muy emocionante. En lo personal Irlanda me gusta mucho, es uno de mis países favoritos y uno de mis sueños es vivir allá algún día. Linda historia la tuya.

blanca dijo...

Hola, qué interesante comentario y qué emocionante. Te diré que aquí en México también tenemos una deuda con los irlandeses. En 1847, cuando los gringos invadieron el país muchos irlandeses formaron el Batallón de San Patricio y lucharon al lado de los mexicanos. Claro que este final no es feliz como el tuyo, se perdió la guerra y ellos creo que fueron pasados por las armas. Actualmente existen varias placas conmemorativas con sus nombres. Hace como 7 años estuve presente en la Plaza de San Jacinto, en la Ciudad de México, cuando la presidenta en ese entonces irlandesa (perdón por mi ignorancia porque no me acuerdo de su nombre) les rindió honores. Muy emocionante. En lo personal Irlanda me gusta mucho, es uno de mis países favoritos y uno de mis sueños es vivir allá algún día. Linda historia la tuya.

Luciano dijo...

Hola Blanca,
Asi es, la historia de los irlandeses que se pasaron del lado mexicano es conocida y sin final feliz,creo que hasta los marcaron con un hierro caliente por traidores.
En cuanto a Irlanda, lo mismo me trajo aca, aunque, consejo, hay que mantener siempre un pie en la tierra, porque no todo es como lo pintan y hay que estar preparado para la bofetada de realidad, siempre.

Blanca dijo...

Pues sí, me imagino que sí. Creo que idealizo porque me imagino una casita en medio de una naturaleza verde o unos riscos a los que llega el mar enbravecido y un cielo plomizo y un clima más que nada frío y húmedo. Un pub en la que los amigos toman cerveza, gente amable. Es que me gustan los días grises, como si fuera a caer una tormenta. Pero a lo mejor tener todos los días así no sería tan agradable. En fin, quizas algún día visite el país y pues ya veré. Por eso me interesan tus comentarios, para ver qué tal andan las cosas por allá. Saludos.

b. dijo...

llego una semana tarde, pero los deseos van igual, Felicidades!
Será que les estás devolviendo el favor a los irlandeses? ellos mandaron uno p'acá y vos te fuiste p'allá.
besos
b.