No dude usted en hacer uso de mi amistad.


Gracias a Facebook tengo como 30 amigos y fracción y no, no es un enano, aunque ahora deberíamos decir acondroplasia, si no que a veces te encontrás un amigo y resulta que nunca más sabés nada de él ni aún estando conectados en este gran fuentón colectivo de amistades y de que podés seguir viendo todas las fotos que van agregando, los lugares que van visitando, las pavadas que van publicando y todos esos amigos que van sumando y vos no sabés ni quiénes son ni de dónde los han sacado y cómo es que no te conocen a vos y lo peor, ni quieren conocerte.
Pero como viene la cosa esto se va al tacho, seguro, ya van a empezar a manguearte plata los amigos de tus amigos en Facebook o a ofrecerte participar de dudosos negocios como pulgones para chinchillas, porque hay tantos criaderos de chinchillas que hay que empezar a buscar subnichos productivos.
Decía que ahora tengo amigos cosa que siempre me ha resultado dificil conseguir por uno u otro motivo pero principalmente la cara, y luego que siempre la embarro o la cago, si vamos por la versión menos correcta de la expresión.
Hacer amigos es algo bien difícil, pero lo peor es mantenerlos. Creo que ya lo he dicho en alguna oportunidad a esto, mil disculpas si me repito pero a las pruebas me remito que todo esto para mi sigue igual. Uno puede pelearse con un amigo, pegarse, pero lo peor es cuando te das cuenta de que no quieren saber nada con vos. Tocás timbre desde las 18 a las 3:00 am mojado por la lluvia y gritando, con dos pizzas en sus cajas y una botella de Pepsi bien fresquita bajo el brazo, arrojando guijarros o venenitos de la calle al 4to piso por si las dudas hubo un escape de gas y los estás salvando, pero tampoco podés ignorar la señal inequívoca, la luz prendida en el ventanuco del baño.
Intentás colarte al interior del edificio cuando sale una vecina a hacer cagar al perro y llegás hasta la puerta y te das cuenta, te das cuenta de que hay gente atrás de la puerta pero que andan con la luz apagada porque ya tenés estudiado el frufrú de las medias de algodón sobre la alfombra, o porque alguno se acaba de estrolar la rodilla contra la cómoda y aulla, lagrimeando, en silencio.
Entonces sacás el celular (cómo hacían antes para testear amigos??) y llamás, pero los muy astutos seguro, seguro que tienen todo en mute y por el tono el teléfono fijo ha sido desconectado. Tú teléfono es moderno así que te conectás a Internet y te logueás al Messenger y con esa herramienta que hay ahora confirmás que te han bloqueado los muy guachos. Entrás a Facebook y lo mismo. Así que te creás un perfil nuevo con el nombre de la señorita Inés, la maestra del Jardín de Infantes "La Pequeña Lulú" adonde fué tu amigo y que lo sabés porque anduviste averiguando, visistaste a su tía abuela en el geriátrico disfrazado de Oficial de Telecomunicaciones del cuerpo de Alpinos tal cual fuera su marido muerto en combate a quien nunca pudo olvidar entonces así te cuenta, la vieja, todos sus secretos y después directamente ya le hacés rendir cuentas con el altísimo de pura lástima nomás, pobre vieja, con la almohada como en esa película "Durmiendo con el enemigo", qué joder, hay que ahorrarse los gastos también y te hacés entonces amigo de un amigo de un amigo de tu amigo, siempre en Facebook, convengamos, porque si hay alguien a quien tu amigo extraña es a la señorita Inés quien, sin saberlo, es ahora caballo de troya informático.
Entonces esperás 12 horas más junto a la puerta con tu cargador a pedal, eólico y solar, hasta que te acepta y ahí sí, agarrás y le cantás las cuaranta y le decís: soy yo, sinverguenza, esta es la cuarta vez que me borrás de tu agenda, no estoy dispuesto a permitirtelo nunca más, que sepas que tu amistad no me hace falta, que podrás salir con Tito, Juan Carlos y Nacho a jugar al pool los martes y jueves en el bar "Esperanto" del barrio Las Albricias excepto cuando tenés que llevar a tu mujer al polígono de tiro, y con los muchachos de tu laburo los viernes de 21:00 a 4 a jugar al poker en la casa de Osvaldo porque la mujer se va a Buenos Aires a comprar mercadería y no los jode, sin darte cuenta que así me dejás sin los dos grupos en los cuales cimento mi existencia pero bué, mirá, por esta vez te lo perdono, abrime la puerta y dejame que los saque a vos y a tu mujer a dar una vuelta, llevemos al perro, dejame las llaves del auto a mi que a vos siempre, siempre te patina el embrague cuando llueve y si no fuera por mi que te cuido como un hermano, como a un hermano mirá, hace rato que estarías andá a saber dónde.

8 comentarios:

Cieguilla dijo...

Yo te hago caso ;-)

Es verdad lo que decis, los amigos de verdad hay que encontrarlos y despues mantenerlos. No es facil cuando uno hace malabares con la flia y las obligaciones.

Besos xx

Ni buena ni mala... dijo...

Pero que cosa eso de facebook, lo que es la tecnologia, ...un embole ese facebook. Ya mismo formo el club de los anti- facebook.Se que me va a ir mal, pero no me importa.

perica dijo...

juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa leer esto de un tiron desde bloglines porque no puedo esperar ni a abrir el sitio cuando te pones asi de bueno, me mueor de risa luciano, mi hija me mira, te admiro tanto.

Menta Ligera dijo...

increible, me mato!!! sos un capo! amigos son los amigos...

Galo dijo...

Pero vos, en verdad, serias el que se esconde y apaga la luz en la casa, no?

Maria Marta dijo...

Siempre un placer leer tus posts. Me siento un poco identificada con los que apagan la luz haciendo como que no estan en casa. Lo hice una sola vez en mi vida con una loca que estaba obsesionada con ser mi mejor amiga. Happy days.

Luciano dijo...

Cieguilla: y cuando estás lejos!

Nibuenanimala: je, te pegó el post eh. Yo me uní después de mucha resistencia, por ahora no me he comprometido mucho.
Suerte con el club.

Perica: te imagino riendote, jeje. NO me admires, mandame alfajore che.
Saludos a la pibita esa, una capa.

Menta: gracias mentolyptus. Hay amigos de fierro...:P

Galo: a todos nos toca estar de los dos lados creo. Confesá!

Maria Marta: hola piba, gracias. Ja, viste, como dije uno puede estar de los dos lados y agrego que al menos de uno.

Marian dijo...

estas re loco!!!!!!.... ajjaaj no me creo ni un minuto que te ha sido dificil hacerte de amigos en tu life.

Por otro lado me sumo a ni buena ni mala, yo soy anti facebook, no sigas a la manada. Es un embole eso!!!!!!!
Desde la clandestinidad, te digo... tengo yerba nueva y estoy usando tu mate... es mas, con otros argentos.