Y agua y hielo y viento

Ojalá que todos tus problemas sean insignificantes, dice una maldición que tal vez sea china, total, los tipos se las saben todas.
Es increible como un par de complicaciones menores te pueden arruinar el momento y hacerte perder de vista el objetivo último del día, desenfocar la imagen, correr la mira, empañar el pobre ventanuco a través del cual intentamos planear nuestra vida, de ola en ola y sin saber adonde esta el horizonte.
Anoche en una película el personaje central, condenado a muerte y ya resignado decía: “Ya estamos muertos. Lo único que sabemos sobre la muerte es que nadie vuelve. Lo que hacemos es intentar sentirnos vivos, planeando, construyendo, escribiendo, bailando, haciendo. Retrasamos el momento. Una vez que la mente se libera de estas preocupaciones y tareas es posible llegar a desear la muerte. Tal vez la muerte no sea mas que un don.”

Esa fue casi la culminación de un día bastante sensibilizado primero a través del clima, frío y lluvioso, y luego debido a una elección desafortunada de lectura y música ambiente. Nunca escuchen a León Gieco un domingo por la tarde frente a un mar batido por ráfagas de lluvia gris coronada con una nube de gaviotas.
Más o menos eso es lo que dijo el condenado y es lo que había dicho otro atribulado, ignorantemente lúcido personaje en una novela de Camus. Exactamente lo mismo. No puede ser coincidencia fortuita. Evidentemente es cierto, o al menos apunta a un norte magnético invisible pero manifiesto.
Lejos de ser un planteo pesimista, no es otra cosa que reconocer la precariedad de las cosas, asumir una pose reflexiva, abrir las manos y dejarse ir, o caer o llevar, o arrastrarse o abandonarse flotando en el vacío, dejar ir la tensión de los músculos crispados por el miedo o la incertidumbre, la necesidad, la urgencia o cualquiera sea el motor vibrando en el fondo del cuerpo.
Que sean infinitos los problemas insignificantes, porque como los mosquitos son los que me recuerdan que estoy de pic-nic, descalzo, y con un sanguche de mortadela a mano.


Y es mentira, no fué la culminación. Después vimos "The constant gardener". Me gustó que me hicieran caer en la trampa todas las veces que me mostraron el cebo. La película hace un ejercicio y es el de hacerte ver que nos movemos por prejuicios. Del primero al último, caí en todos.
Redención, redención.



16 comentarios:

Diego dijo...

Evidentemente es cierto, o al menos apunta a un norte magnético invisible pero manifiesto.
Lo meditaste? Es muy fuerte!!! Como dice Claudia se me hace Chinita la piel...

Luciano dijo...

Bueno, yo mas que meditar lo siento.
No puedo ir mas alla de cierto nivel de reflexion.
El tema es que si el verano sigue sin llegar voy a tener unos domingos muuuy reflexivos.
Lo mejor es hacerse unas tortafritas.

gaby, desde Bélgica dijo...

Si. Tortafritas...
Te comprendo porque yo también vi esa pelicula y me dejo pensando, mientras laburaba, todo el dia siguiente en eso; igual me paso con Mar Adentro, que vi hace unas tres semanas. En las dos, uno se encariña con los personajes centrales mas que nada por la manera que tienen de encarar su propia muerte...
Ya llegaran los mosquitos, dales tiempo.

Diego dijo...

Y para tiempo con mosquitos, mejor “papa se volvio loco” con franchella, y asi nadie medita nada...Y si es por encariñarnos con los personajes centrales por la manera que tienen de encarar su propia muerte que tal si vemos The Deer Hunter la mal llamada El Francotirador...Me corto las venas con "El espermatozoide alienado".

Galo dijo...

Hay discos que tendrianq ue traer la etiqueta del parental advisory y la prohibicion de oirlos en la costa un dia gris.
Si,tiene que llegar el verano. Formalmente aca comienza ya en una semana.
Hace unos dias que tenemos quince minutos de lluvia, quince de sol, quince de lluvia, etc... Pero, si. Definitivamente nad aque no puedan mejorar unas tortafritas. Y que mejore el tiempo para el jueves, asi el veinticinco morfo asado en la embajada.

Charly Karl dijo...

Tal vez esto, pueda aclarar muchas cosas que tranquilicen a los que temen por la temporalidad de la vida. En el libro "La República" escrito por Platón, se narra la vivencia del soldado Er, abatido en el campo de batalla, al cual los dioses le permitieron regresar a la vida, para que le comente al resto de los los mortales, que realmente la muerte no existe sino que es un cambio de estado, utilizando otros términos, se puede decir que es un pasaje a otra dimensión de tiempo y espacio.

Este tema fue analizado científicamente por médicos tales como Raymond Moody, Elisabeth Kubler-Ross y Brian L. Weiss. Aquí en Argentina quien escribió algunos libros sobre el tema fue Víctor Sueiro, y lo sorprendente es que todos coinciden en un alto porcentaje con la narración del discípulo predilecto de Sócrates.



Un fuerte abrazo

Bea dijo...

Sublime! Cada dia mas lucido. Me encanto el post...y del clima del orto de estas islas de mierda...que mas te puedo decir que ya no haya dicho o no hayas comentado vos?? Como me dicen aca con cara de poker: ayyy es el peor mayo en años!! (lo mismo dijeron de abril y marzo y febrero). Hay que pasar el invierno como dijo el chancho infame, y si es posible el proximo con un cd de Xuxa!!!!

amelche dijo...

¡Qué filósofo estás! Creo que las gaviotas y el mal tiempo no te han sentado muy bien. Te mando sol de 30º C (a mediodía, más) que recalienta las clases y, cuando entras, el calor te pega una bofetada mientras te apresuras a abrir ventanas, bajar persianas para que no dé tanto sol directo, abrir puertas sin importarte que te oigan dar clase en la de al lado ni en el pasillo, sudar la gota gorda escribiendo en la pizarra mientras los alumnos te dicen si se pueden quitar la camiseta... ¡Manda un poco de lluvia, por caridad, te lo cambio por el sol! Que aún queda un mes de clase y nos vamos a deshidratar.

Luciano dijo...

Bea: Hoy viendo el pronostico del tiempo en TV decian del mismo "miserable". Esta bien que el significado es ligeramente diferente en ingles, pero es el calificativo justo en castellano.

Amelche:
Te mando 5000 toneladas en containers via Amsterdam, no hay problema.

Aca cuando slpla viento del sur que llega calido siempre digo: ese viento es de España.

amelche dijo...

Ese viento es de España, que lo soplo yo para que te llegue. Lo que pasa es que mi capacidad pulmonar no da para más porque hay mucha distancia, pero se hace lo que se puede. :-) A ver si llega el frío que mandaste... Ayer por la tarde se nubló, cayeron cuatro gotas mal contadas y bajó un poco la temperatura.

Bwana Roberto dijo...

A mi me mata Mana. Mi hermana me mando un cd y si lo oigo me dan ganas de esconderme abajo de la cama y no salir mas. No importa si hay un sol radiante afuera.

Luciano dijo...

Odio Mana.

amelche dijo...

Tu frío va llegando: aún hace sol y calor, pero parece que es soportable. La temperatura es más agradable. Sigo soplando vientos cálidos a ver si te llegan, pero en las noticias he visto cómo las nubes tapaban Irlanda.

Luciano dijo...

Hoy estuvo lindo, la verdad, mucho sol aunque un poco fresco.
Asi que aproveche y me fui caminando al trabajo.

Bea dijo...

Me encanta Mana y despues de prender el hornito en mi nuevo dto. voy a escuchr musica, mucha, y en espaniol!!!!!! Luciano, aca hacen 18 dias que no hay sol. Recuerdo perfectamente que el 6 de mayo fue el ultimo ya que hacia 4 dias que habia vuelto de Espania, y luego de 4 dias hermosos, el sabado por la tarde empezo a llover...y todavia no paro (ahh antes de ayer salio el sol por dos horas para hacerme sucutrule y se fue de vuelta y nunca mas supe de el)

Luciano dijo...

Ojo, no odio a la gente que escucha Mana, porque intento ser tolerante y ademas me quedaria muy solo en el universo :)
Es solo que como que a Mana le veo los cables, no se, no me llegan ni ahi. Cuestion de gustos dijo una vieja.

Che, si estas contando los dias entonces va mal la cosa.
Lo bueno es que cuando hay sol hay luz hasta las 23 horas, como hoy.
Una vez un amigo dijo que los ingleses se equivocaron. En lugar de mandar los criminales a Australia los tendrian que haber dejado ahi e irse todos para alla.

Igual, hay esperanzas, si se da lo del calentamiento global no queda nada.
De onda lo digo. :)