Locademia

Confieso que he recibido una educación clásica.
Por clásico se tiene el montar, manejar la lanza, el arco, aprender a escalar murallas o hacer máquinas de guerra de acuerdo a la ciencia de los antiguos, la esgrima, el discurso, la oratoria,
las lenguas del imperio romano y de los sabios griegos.
Pero en lugar de caballo me dieron bicicleta y en lugar de lanza una caña mojarrera, en lugar de espada un palo con medio tarro de lavandina por guardamano con sus gavilanes y la flexibilidad atlética y la dureza de carácter nos vino por añadidura y al dormir en carpa.
De la escuela de instrucción ciudadana lo único que aprendí fué a no aprender nada, discernir
la patria tras un manto de mentiras y, a lo único que rescato, organizar resistencia y templar mis
habilidades de púgil peleando contra Rodone y el gordo Sabate. Que no todo lo que es inútil no sirve para nada, convengamos.
Todo ese embrollo imposible de la geometría, la aritmética y otros galimatías de aparente inutilidad inmediata llegó a su debido tiempo en el colegio secundario.
Las lenguas extranjeras son tema aparte pero siempre sospechamos que ahí afuera había gente muy rara hablando atravesado, por lo menos en dialectos peninsulares.
Sin embargo se puede ser hidalgo sin tener nada, todo lo que uno es viene de la mente y la imaginación templada en la palangana de la lectura, y la de los otros que están alrededor o a los lados, porque detrás de este telón estamos todos, que en este caso fueron mis hermanos los otros académicos en fila.
Así nos forjamos armaduras con las partes de un lavarropas viejo, el yelmo con la carcasa de una soldadora abandonada (espero) y la última terraza fué almena, refugio en tiempos de castigo, atalaya del barrio si no la más alta por lo menos la más guardada. Y unos oxidados hierros para la construcción se convirtieron en elegante arcos que apenas silvaban porque ni para el retornado Ulises hubiera sido fácil tensarlos.
También leiamos Condorito.

15 comentarios:

rosariomarti dijo...

JAAAAAAAAAAA
No se, pero yo quiero ir a tu escuela!

Malen dijo...

Me encanto la utilidad de lo inutil, porque yo también vivo en ese mundo. Ves que tenias que despedirla a tu autocritica? No viene al caso, pero me hacés acordar a Dolina, en su programa de radio.

Galo dijo...

Mi educacion, clasica seguro que no fue entonces. Hubiese estado bueno, pero no me dejaban tocar ni vacio el tarro de lavandina.
Eso si, yo tambien leia a Condorito. Me acuerdo una vez, en el Parque Rivadavia, le compre una revista a una mujer de un puesto y, una vez que le hube abonado, se puso a festejar: "la compro, la compro". Impia...

Blackant dijo...

Se nota la influencia de René (Descartes, no Houseman). "Todo lo que uno es viene de la mente y la imaginación", cogito ergo sum. Yo me inclino por algo más material y lo que uno es, es la marca que dejas en el mundo, si dejás alguna (yo tengo el marcador con la fibra gastada y el materialismo dialéctico hecho puré mixto.)
Condorito no leía, solo el album El Tony.

gaby desde bélgica dijo...

Yo leia Condorito, El Tony, Susy (secretos del corazon), La Pequeña Lulu, Superman, Patoruzu, Patoruzito e Isidorito y todo lo que cayera en mis manos hasta que mi abuela me dijera "gorda, sali un poco a jugar afuera, no puede ser que estés todo el dia leyendo" y entonces me iba a jugar al elastico. Igual era todo fuera de mis horarios de educacion clasica!

venusina dijo...

Me encantó. Ves que cuando querés podés? Ehhh!
Nada Motonet, me vengo riendo por los comentarios de arriba. También leía desde Condorito hasta prospectos y las etiquetas de los alfajores. Todo suma. Suma.

venusina dijo...

Poné una escuela Motonet!

Luciano dijo...

Rosario: Abierta la inscripción para gomera de asedio en todos sus niveles a partir de Julio.

Malen: la autocrítica es como los piojos, antes de desaparecer siempre deja un huevito.
Acordar a Dolina, eso es groso.

Galo: y entonces como les hacias la guarda a las espadas??
No entiendo, y por que no la ibas a comprar??

Blackant: ah, pensé que usted decía René la Rana o mejor aún René Lavand.
Pueden ser las dos cosas? Soy luego hago la pasta? Mi marca en el mundo suena humilde pero esa una brillosa cinta de plata.
Creo que está a tiempo de leer Condorito, apúrese.

Gaby: me lo temía. Por qué siempre venian a romper los quinotos con salir a jugar???
Juego que nunca entendí fué el elástico, un jeroglífico pantomímico.

Venusina: te lo vendo!! Los comentarios de estos lectores son una barbaridat, cada día mas sesudos los individuos estos.
Si, pongo una escuela y me la cierran por piojos.

La Casa Del Blog dijo...

Hola.

Siempre he sido un apasionado de los blogs. Me encanta leer lo que piensa y opina la gente que tiene mucho que contar y compartir. Por ello, creé un espacio para dar a conocer a blogs de todo el mundo. Si lo deseas, sólo tienes que entrar y agregar tu blog.

Entra aquí para agregar tu blog:

http://lacasablog.blogspot.com/

Araña con antifaz dijo...

Este verano les di un curso acelerado a mis hijos de como hacer un fuerte con maderas (sin clavos) chapas y demases en la casa de Funes.. Se olvidaron por un par de fin de semanas de la falta de pc.
Habría que volver a todo eso que no se si era mejor, pero era mas sano..

Beso Gordo

Galo dijo...

Como espada usaba un objeto que en verdad, si no fuera, porque yo siempre fui muy medido y ubicado, ejem, podria haber matado a alguien. Era, segun decia m imadre, un elemento para cortar tortas. Mango de madera y una larga fina y angosta espatula, sin filo.
Se me hacia muy largo el ecomentario anterior, asi como este, pero la tipa siguio gritando y agrego "ayer se la lleve a mi hijo para que la leyera y casi me mata", o algo asi. Usaba la objetividad de su hijo, evidentemente, como vara para medir la realidad o la verdad humoristica.
Mi dios, como me levante hoy...

Galo dijo...

Se me olvido una palabra en el comment anterior.

Thincho dijo...

Que loco! cuantos lectores tenia Condorito (me incluyo!) hace poco, muy poco, buscaba el final de las tiras para un post, y encontre hasta una estatua!!!
Saludos Master!

Mimi dijo...

La madre que te posteó!!!!!!!!!! Impecable. Me parece que estás por ser mi ídolo. Obvio que yo sigo leyendo Condorito. Plop!.

SpinDoctor dijo...

"la imaginación templada en la palangana de la lectura" — siga humillando asi, doktor motoneten

a mi no me da para semejantes firuletes literarios, debe de ser porque no leia condorito (apenas patoruzu y patoruzito)