Quemá esos pelpas

El primer contacto con el origami o hacer porquerías con papelitos lo tuve cuando mi madre nos llevó a ver el barco librería que paraba enfrente al Monumento a la Bandera (no es fantástica la idea de un barco librería?).
Eramos muy chicos y mi hermano me dijo que los motores del barco estaban prendidos y que se estaban por ir. Pánico. Rompimos tanto las pelotas que mi madre, resignada, aceptó abandonar el buque. Antes nos compró un libro de origami básico y una copia de Huckleberry Finn. Lo primero que hice fué un autito. Despues le perdí el rastro al libro, pero en la familia siempre hay alguno que sabe hacer algo y te lo enseña, un barco, un avión medio raro, un sombrero, etc, etc.
Aún así tuve que ver con envidia como unos primos hacían grullas y ranas sin explicarme la técnica. Solo rasguñé una especie de murciélago y un bisonte con la misma base, pero mi creatividad non daba pa más y lo dejé ahí en suspenso.
Años después me puse e hice mi propia versión de la grulla mientras estaba en un curso de ventas de planes médicos del Hospital Español. Pese a ese destello de gloria el limbo creativo siguió hasta que tomé contacto con el caudal informativo de Internet y descubrí a artistas increíbles como Joseph Wu. Esos modelos me dejaron sin aliento y me alentaron a seguir intentando pese a mi torpeza y mediocridad.
Aprendí algo de la teoría detrás de la técnica y siempre estoy doblando post-its mientras estoy en el trabajo como manera de descargar tensiones. Así, accidentalmente, descubrí una base que lleva a la construcción de numerosas formas geométricas similares a copos de nieve. Ayer fabriqué una especie de capullo. Pero mi ambición fué siempre la de construir animales. Hoy me llegó el "Zoologico Origami" de Robert Lang.
Dos cosas anoto: los post-its seran cuadrados pero se te pegan en los dedos y son muy chicos para estos dedos de morcilla.
Vamos a ver en que termina la aventura. Espero no terminar como el primer barco librería, el Logos, encallado en los mares al sur de la voluntad.

4 comentarios:

Bea dijo...

Ni sabia que existia como arte, aunque esta palabrita la escuche muchas veces. Lo mio fue muy basico, es mas creo que del avioncito de papel no pase nunca. Ahora, para el viaje, me hubiera quedado con el libro de Huckleberry Finn...es mas, ultimamente eso y Tom Sawyer, no se pq me dan vuelta en la cabeza, y creo qe tengo ganas de releerlos. Viejazo o regresion infantil, una de dos.

venusina dijo...

A mí me pasa lo mismo. Regresión me parece.
Me encantó este post :) Los post-it son lindos si no son amarillo-náusea. Todo lo que hagas te va a quedar como un pollito radiactivo.
Todavía no hiciste una grulla Motonet? Mirá que hay que llegar a las mil para que se cumpla un sueño.

Luciano dijo...

Bea: me sorprendio mucho el dia que encontre a esos artistas. En sus manos es arte por lo menos. Y viven de eso!
Huckleberry es un libro hermoso. Ese se perdio alguna vez, lastima porque era una edicion preciosa.

venusina: es que hay que volver....
Hago mi propia grulla, la que hice en el laburo ese de venta de planes medicos, no hago otro tipo.
He cumplido todos mis sueños.
:P

venusina dijo...

Mmmmmmmmmmmm, no te creo. El que no sueña es porque está muerto!!!