Feliz navidad.

La verdad que mi destino no es ser pobre, pero me revelo, rebelde.
Sin embargo esta vez la crisis no me agarra ni acá en Irlanda porque tengo un plan comercial. Se habla tanto de lo que pasó en Argentina y del papel de FMI que como estamos en boca de todos se me ocurrió ofrecer un servicio navideño: festejo natal a la argentina.
Sí señor, nada de ponchos y boleadoras, si cuando fué que usted vió un gaucho de verdad y no sospechó que se llamara Acquastancatta o Schwartz de apellido y se achinara los ojos con cinta scotch para parecer litoraleño? Además al gaucho le falta el encanto del pistolero, los comesarios no son alguaciles ni sherifes, ni andaban de guapo, meta cuchillo y en estos tiempos que corren me los dejan fuera del baile con el detector de metales. En fin, que está demodé.
El servicio de festejo navideño urbano a la argentina sería así: en una carpa climatizada a 45 grados a la sombra se equipa al cliente con la siguiente indumentaria, shores o bermudas, remera o camiseta y ojotas de marca reconocida y se lo sienta a una mesa con por lo menos 150000 calorías en turrones y frutos secos de la selva negra jujeña y una minimuralla china de budines Georgalos, bien pegado a un enorme árbol de navidad de plástico blanco despidiendo unos 50000 kilo jules de energía geotérmica fotolumínica a través de un intrincado sistema de luces enchufadas a un triple de ferretería en el único tomacorrientes de la carpa, al ritmo de una movida selección de temas cumbieros santafesinos de variada estridencia. Se lo sienta así mismo frente a un nutrido grupo de actores y extras que realizarán los roles de cuñado que rompe las nueces con la mano, sobrino hincha pelotas que pregunta cuando se abren los regalos y suegro que descorcha sidra La Farruca con riesgo para los glóbulos oculares de los invitados. También habrá una nutrida selección de actrices fingiendo estar enculadas por no haber ido a lo de su madre a pasar las fiestas, dos que no se hablan uno vaya a saber por qué y otra que reparte ensalada rusa y huevos rellenos a destajo y una nona esperando el saludo papal por Canal 5 de Rosario.
Más tarde llega el vitel toné, el lechón asado de la panadería y se riega todo con un buen clericó de balde rebajado a los sifonazos. El cuñado procederá a doblar las chapitas de las cervezas con la mano y los niños quedarán asombrados. Cinco minutos antes de las 12 y el esperado brindis con Fresita, Ananá Fish o Champán Monitor, se procederá a armar un trifulca de proporciones al grito de yegua, vieja hija de puta, vago andá a laburar, no vengo nunca más de tus viejos mientras se revolean fuentes de alimentos y los invitados se retiran a los portazos y se escuchan las aceleradas de un Fiat Spazio, una coupé Taunus, un Rastrojero fiel y gauchito y el Falcon del taxista a GNC, explotador pero simpático.
El arte de regalar la congoja para la soledad de las 12 en su máxima expresión.
Y que pase el que sigue.

15 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Te me estàs poniendo triste, Motoneto!!

Pero no es para tanto, ahora hay una cosa de internet (Skype?) que te ven por la pantalla de la compu.

Igual yo voy a comer el mantecol, aunque haga 45 grados!!

Un abrazo.

Luciano dijo...

Gaucho: no, triste no, es la navidad :)
MAntecol a 45 grados es una prueba de hombría.

amelche dijo...

¿No se muere nadie con esa cantidad de turrones y demás a 45º a la sombra?

Luciano dijo...

No, se mueren con el lechón al horno y los cinco litros de vino con soda :)

Sabrina dijo...

Hola! te dejo la dirección de mi blog, cuando puedas date una vuelta,

http://sabrina-eremita.blogspot.com/

Un beso

Kill Bill dijo...

Me encantó el formato!!si el año q viene me sale una beca para el viejo mundo compro de una ese tour, jajaja...agregaría la farsa de la supuesta llegada del niño dios con barba y traje rojo a lo Benjamin Button, fusión inconcebible de tradiciones simultaneas e incompatibles con las q nos quemaron la cabeza cuando niños, y reproduciría la q haciamos en mi abuela: mi viejo atrás de una celosía tirando fuegos artificiales simulando ser las luces del trineo y nosotros adentro de la pieza deslumbrados ante tal revelación q la cabo de unos segundos se desvaneció al escuchar las puteadas q salían de atras (mi viejo se habia quemado con las baterías= velorio de las ilusiones infantiles)...
abrazo

El Gaucho Santillán dijo...

La primera vez que vi un plato volador, fue en navidad.

No es una broma.

Un "UFO".

Fue en 1987.

Despuès te explico, que me llaman.

Menta Ligera dijo...

No conozco una navidad diferente. Y menos sin anana "fish" jaja!

Steki dijo...

Hola, Luciano! Yo tengo a mis hijos desparramados por ahí. Y sé de lo que hablás. Estas Fiestas vienen todos así que después de 5 años se juntarán.
Mi hija vive en Tarragona, mi hijo en Montevideo, mi sobrino/hijo en Gandía, otro sobrino en Valencia, otro en Andorra y una sobrina en Dublin. Uffffff, qué desparramo!
Y mi madre era santafesina, jaja.

Bueno, me encantó el post navideño. Eso del skype que te dijo el Gaucho se lo soplé yo! Jaja. Es mi medio de comunicación con los chicos y veo crecer a mi nieto. Reímos, lloramos, hablamos, cantamos, comemos, tomamos mate, etc.

Te dejo un beso argentino desde Mendoza.

Luciano dijo...

Kill Bill: un avez me pidieron que me vista de papá noel y me negué. Creo que todavía me odian!

Gaucho: te pusieron la sonda?
Cuente, don, cuente!

Menta: no puede haber otra!

Steki:Hola. Si, acá hacemos lo mismo, así los abuelos ven al nieto. Internet acerca mucho. Tenés toda la familia desparramada!
Chau, gracias por pasar y comentar.

El Gaucho Santillán dijo...

hola.

Steki, el "Skype" lo tengo dominado. No me lo carga la "Comodore 64", nomas.

en 1987, en la Navidad, mi vieja,(que era partìcipe de la "Asociaciòn de avistadores de ovnis" sita en la "Sociedad Teosòfica"), acunaba a mi primer hijo, cuando gritò:

"Ahì pasan!"

Y yo mirè, y VI.

Una formaciòn en "V". De norte a sur.

Y pasaban siempre parece. En el folleto de la asociaciòn, te decìa que pasaban de 21 a 23 hs, siempre en verano.

Los vi tres veces mas, en ese verano.

Fue una navidad distinta, làstima no vi marcianos.

Saludos.

Mariana dijo...

Anana Fish que rico! ajajajaj ves, aca no venden esas cosas... ni turrones, pan ducle. Puedo ir yo a su carpa?
Tengo ganas de clerico ahora

Anónimo dijo...

brillante! jajaja!

Luciano dijo...

Gaucho: yo también los vi, tenía como 5 años, pero después me di cuenta de que era un avión que aterrizaba en Fisherton!

Mariana: el pan dulce lo venden en el Lidl! NO hay Lidl ahí?Me parece que abro la carpa nomás, sólo para argentinos.

Anónimo: gracias!

Luciano dijo...

15!