Datos menores sobre el pueblo irlandés y mis labios gruesos.


Yo no sé por qué pero los bebés irlandeses en general tienen una cabeza enorme, principalmente los varones, es por eso que dicen que el pueblo irlandés es muy sufrido, el femenino principalmente.
Pero bué, tampoco es cuestión de andar sacándoles mano o el cuero, tierra y pueblo que me dieron la bienvenida y me dejaron hollar su histórica isla turbulenta con estas patas argentas.

Iba yo hoy muy campante tarareando "Viejo reloj de plastilina", cuando ví un bebé de estos, chico, no sé, para mi son todos iguales los bebés, es más, no puedo considerarlos de mi especie hasta que se ponen de pié y enuncian algo como bububliblu-yahoo, pero este iba en coche tracción a madre y no tenía pelo ni caminaba ni miraba nada específico, así que ponele que tuviera no sé, seis meses de experiencia homínida práctica. Venía el tipo vibrando los labios y modulando la vibración con los dedos de la mano (podrían ser los del pié dada la flexibilidad cuasi canina de los antedichos individuos) muy orondo él todo abrigado en su limousine y la vista de tal efecto me hizo reir, pero la madre me miró medio mal con sus ojos celeste-norte a lo que respondí con ojos marrones-sur canibalescos, como la imagen de la foto que adorna esta entrada.
Todo bien hasta ahí, si hay algo que me gusta es asustar bárbaros, en especial niños que cruzan imprudentemente sus miradas con la mía, pero me quedé pensando en que yo hacía ese ruido con los labios hasta de grande ya, es más, creo que la semana pasada en la ducha me dediqué un concierto de labio y moquete para trucha en Sol menor. Pero si algo me queda claro es que las mujeres no hacen eso, ni de bebés ni de adúlteras.
Por supuesto esta anécdota no tiene fin, no hay moraleja ni lección ni aprendizaje, aquellos aventureros con ansías de conocer detalles del país que habrán pronto de visitar se sentirán confundidos y pasmados, no sabrán si traer gorras XL para niños o anteojos para evitar cruzarse con mi mirada.
Pero la culpa no es mía, ni tuya querido lector por alimentar este vicio absurdo de escribir pavadas. La culpa no es el chancho ni del que le da de comer.
La culpa de todo, como dice el ya viejo refrán ibérico, la tiene Yoko Ono.

5 comentarios:

Maria Marta, L'insegnante dijo...

Siii, es verdad que los bebes Irlandeses son cabezones! Por que sera?

Tamara dijo...

Tanta ternura con el baby... me parece que el reloj biológico te está sonando... :)
Que madre mala onda che!
Y de dónde sacaste que las mujeres no hacemos eso? eh?

Morkelik dijo...

o sea que Pedro sera un irlandes que nacio en buenos aires por equivocacion de la cigueña que en argentina es oca?

Flor de Lis dijo...

TE PASASTE! Excelente post! Algunos siguen así siendo cabezones de grande! Saludos del otro lado del charco de San Jorge.

Ni buena ni mala... dijo...

me gusto especialmente este, no se porque.