Sueltenmé



He decidido ser más mejor pero la compañía no me ayuda, dime con quien andas y te dirés quien eres, no me queda otra que dejar de lado al género humano todo, desde la mujer que me ama hasta el vecino que me detesta pasando por el jefe que me tolera porque le sale más caro el juicio. Hace rato que no me los banco, a ver si les queda claro.
Me llevo una caja de fósforos 3 Patitos, un cuchillo multiuso, cinco metros de soga, un kayak con timón y opción a vela, un perro, un caballo, dos escopetas a pedernal, pólvora como para volar el congreso, cinco camisas y pantalones Ombú verdes para camuflaje y dos azules para gala, una colección de pilas recargables y un cargador a manija, otro solar, un generador diesel, un lavarropas a pedal, un libro de química inorgánica, La Geometría de Lisio Verdi, Pensamientos Desbocados de Trechell, La Isla Misteriosa de Verne, Moriremos como ratas de Máximo Podeti y La Cocina Divertida de Blanca Cotta que si nos ponemos a pensar se llama Blanca Cocida, fina ironía, y por supuesto trampas para osos, repelente para mosquitos, espirales, filtros para el agua, clavos, herramientas varias, medicamentos, desinfectantes, unguentos varios, medias, 4 pares de botas y zapatos, hilo, aguja, tela usada para remiendo, la carpa canadiense y el iglú de respuesto, una hacha, cacerolas, ollas y sartenes, especias, un espejo, piedra de afilar, una bicicleta,gomines, cubiertas, grasa de litio y 5000 pesos de plata por si hay que bajar al pueblo a comprar pan o se me antoja reconectarme con mi herencia barrial y bajarme una docena de facturas.
Y seis calzoncillos, la laptop y el módem inalámbrico, panes de jabón blanco, dentrífico, cepillo, peine, una pala, escoba, el Civilization, el Atari, una número 5, papel higiénico, un par de damajuanas de vino, un destornillador Phillips, un escarbador de ombligo, un alicate para la uña del dedo gordo y si me quieren visitar de viernes a domingo de 9:30 a 21:45 y se ruega traer medio kilo de yerba, dulce de leche, un diario de la semana y noticias frescas y por favor no me sacudan el cocotero.

6 comentarios:

Malen dijo...

Juaaaaaaaaa! Vos si te rajas es con estilo. Te llevamos facturas y yerba entonces.

Marian dijo...

ahhh menos mal que pusiste el escarbador de ombligo! porque a medio km de tu casa no vas a dar mas, y te vas a sentar a la sombra de un ombu (irlandes) a sacarte pelusa del ombligo... que otra cosa hay para hacer.

Ahora,usted si que sabe viajar liviano.

Tamara dijo...

Lo suyo es con premeditación y alevosía, lo tiene friamente calculado...no se olvide las cámaras y el inflador...A mi me ronda muy seguido esa idea (la de abandonar el género humano) pero con un estilo mucho más minimalista, el exceso de equipaje siempre sale caro :):)

Hurricane dijo...

Todo eso armoniza con un Jeep, bien viejo, con puntos de óxido y con el parabrisas plegado, como lo usaban en Combate

Galo dijo...

Jaja, aca falta que hables del enano que te llevas para que te cargue y alcance las cosas.

SpinDoctor dijo...

Repuestos para el escarbador de ombligo lleva?