El sofá de las visitas II

- Hoy en el Sofá de las Visitas, el mejor programa del Canal 8 de Nueva Rosario, tenemos otra visita de lujo, un invitado que se las trae, una eminencia de la literatura mundial, un ser de otra dimensión, el abanderado de los años 70, en fin, me faltan los calificativos para describir la calidad y por qué no la cualidad de nuestro invitado de hoy. Con ustedes y sin más dilaciones les presento a Juan Salvador Gaviota!
- Hola Carlos, hola Nueva Rosario. Cómo estás?
- Bien, Juan, bien, gracias por venir al programa.
- No, gracia a vos.
- No, gracias a vos.
- No, a vos, Carlos, vos tenés el programa, si no adónde iba a ir?
- A cualquier lado, sos Juan Salvador Gaviota!
- Claro, pero es ficción Carlos, yo no me teletransporto.
- Ah, no?
- Y si vine en remisse....
- Claro, que pánfilo que soy. Pero mirá que yo me la creí!
- No sos ni el primero ni el último, espero que a través del programa, porque esta es la primera entrevista que doy en por lo menos 25 años ...
- Y en mi programa!
- En tu programa, Carlos, nada menos....Te decía que ahora por ahí la gente escucha, ahora que se calmaron un poco las aguas, o las aires.
- Claro que si. Los aires.
- Si, los aires. Bueno, para romper el hielo, te traje un regalo...
- Ah, que sorpresa Juan...un huevo!
- Si, un huevo, lo puso mi mujer ayer, pero no te preocupés, es de adorno.
- Estás casado? Hace mucho?
- Si, me casé en el 86, justo después del Mundial, con una torcacita, callada la loca, humilde, un bálsamo de tranquilidad la mina, te digo que es mi centro, mi refugio donde espero el colectivo bajo la tormenta. De vez en cuando pone un huevo pero como somos de especies distintas...y un gato no nos vamos a comprar, así que tenemos una pecera pero me tengo que contener viste, por el instinto...
- Claro, claro. Y me lo traés a mi al huevo, gracias. Bueno, se lo damos aca a la producción para que lo guarde. Adónde lo guardamos?
- Y, en la heladera.
- Claro, en la heladera. Y cómo se llama tu mujer?
- Cucurrucucú.
- Y, si. Bueno, un grande Juan Salvador Gaviota, señora. Después si querés te quedás para el bloque de cocina, viene Enya a cocinar una tortilla, a lo mejor ponemos el huevo si te parece, tiene una pinta.
- Si, cómo que no Carlos, hacé lo que quieras con el huevo, pero te digo que me quedo eh, si Enya hace las tortas fritas que hace ella me quedo a tomar el mate.
- Jaja, qué plato Juan, dale quedate. Bueno, mirá, están llegando llamados de los televidentes.
- Dale, tirame al pichón nomás! jaja
- No entendí, pero acá va la primera pregunta: Juan, de qué cuadro sos?
- De Newell, claro.
- Claro! Y acá otra pregunta: te hiciste transplante de plumas?
- Si, los años no vienen solos. No me da verguenza decirlo. Además la peluca cuando volás, se vuela.
- Es verdad que hiciste un cameo en la película "Los Pajaros" de Hitchcock?
- No, es un mito de la internet, no te dan las fechas.
- Es cierto que cuando eras chico te tragaste una bolita y la tenés atorada en el buche?
- Si, una bolita china.
- Es cierto que nunca viste el mar porque naciste en Piemonte, Prov. de Santa Fé y tu viejo era trazador de zurcos?
- No, nací en Mar del Plata y me vine con mis viejos a vivir a Saladillo cuando tenía un año. Nada en contra de Piemonte, sería un honor, pero no. Aguante el Arroyo Saladillo, eh!
- Aguante, aguante! Claro, y otra pregunta Juan, a ver que esta es filosa: cómo te llevas con Richard Bach?
- Uh qué tema.Mirá, estoy escribiendo mis memorias y ahí cuento todo. Pasaron muchos años hasta que pude superar esa etapa, la relación con el Sr. Bach. Años de terapia, de psicoterapia, de privación de mijo, de terapia de incubadora, haciendo cuadritos con cáscara de huevo, juego de rol con plumeros, te digo que no fué fácil.
- Pero nunca le hiciste juicio, no?
- Y no, era como mi padre, uno lo puede odiar pero viste qué se yo, sigue siendo tu padre, ahora anda escribiendo boludeces pero a mi la vida me la hizo pomada, ahora puedo hablar de él pero te digo que me llevó media vida y un matrimonio, dos nidos, media docena de huevos, se me caian las plumas, te digo que un día casi me hacen al espiedo cundo me confundieron, terrible Carlos, terrible. Por eso le digo a los jóvenes a los más pichones viste, que tengan cuidado, que tengan cuidado como empiezan en este negocio, viste, porque es un negocio y vos sos la mercaderia, el producto, y siempre te venden al mejor postor viste...no hay piedad acá, son todos buitres.
- Claro, Juan. Bueno, te hago la última pregunta de los televidentes antes del corte: es cierto que tuviste que pagarle a la prensa para que no saquen a la luz lo de tu amante?
- Pero cómo se te ocurre? Qué te pasa la conferencia de la lora??
- No, es un televidente, yo no dije nada de la lora barranquera, esa vedette cordobesa.
- No, loco, que es esto? Me destruís el nido!
- Tranquilo Juan, no sos el Mesías? No te calentés, contá hasta diez...
- Ma qué Mesías loco, mirá como te cago el sofá ahora, te fuiste un poquito al carajo!
- No, que es de canje, muebles Barzante, no te calentés Juan!
- No, si no me caliento, mirá como te pongo, infeliz. Al final siempre mostrás la hilacha vos!
- Bueno, señor director, vamos a un corte, eh? Traiganme un tarro de sal así no se nos vuela el alterado este!
- Dejáme loco, dejáme, no me insultes la inteligencia, aquí y ahora mirá como te pongo, patovica, traidor, cucú de utilería!
- Corten!

4 comentarios:

El Gato dijo...

Estimado Carlos:
Lamento decirle que tanto la nacionalidad como el lugar de nacimiento de Juan Salvador están equivocados. En efecto, tengo pruebas que acreditan que el Sr. Gaviota nació en Uruguay, más precisamente en el departamento de Tacuarembó. Dicen los parroquianos del lugar, que existen indicios de un supuesto parentezco entre el Sr. Gaviota y Carlitos Gardel, ciudadano ilustre de Tacuarembó.
Carlos, sepa usted disculpar la interrupción pero era menester (?) realizar la aclaración.
Volvemos a estudios...

Anónimo dijo...

Pobre Salvador, cuanto lo comprendo, no fue el único q tuvo q superar la etapa Sr. Bach...
Un beso
Tamara

Hurricane dijo...

Se comenta que la conocida frase "no levantés la perdiz" no responde a mantener cerrada la boca ante determinados asuntos sino a que Gaviota no cause destrozos entre la población femenina de perdices que pululaba en torno a él. Ojo, son versiones no confirmadas.
Saludos

Galo dijo...

"- Ma qué Mesías loco, mirá como te cago el sofá ahora, te fuiste un poquito al carajo!
- No, que es de canje, muebles Barzante, no te calentés Juan!"

Magia, Motonet