Un plan para salvar a la Patria.



Intentanto emular el éxito literario de cierta autora, decidí realizar un compendio de los diversos tipos de caracteres masculinos que adornan nuestra fauna social.
Después de mucho investigar encontré que podía llegar a catalogar a todos los hombres en dos grandes grupos o focos polarizantes viéndome impedido de lograr una atomización ulterior. Es decir que todos los hombres caen en dos categorías y cualquier otro esfuerzo de clasificación es baladí, y por ende mi trabajo efectivamente irrelevante. La fama deberá esperarme por otra compuerta entonces.
Pero expongo aquí mis conclusiones para beneficio de las generaciones futuras. Existen entonces dos tipos de hombre, aquel que está caliente y aquel que ya no. Podría decirse que en realidad existe un tipo de hombre pero con dos estados conocidos, como una partícula fundamental o como un bit computacional, la unidad más minúscula de información.
Se ha hallado que un hombre en estado boreal o caliente es capaz de hacer cualquier cosa y en especial para poder cambiar de estado cuando, por el contrario un hombre en estado austral, o descargado, no es capaz de hacer nada. Numerosos sociólogos y otros profesionales de la salud mental particular o grupal han determinado, a raíz de este fenómeno, que dicho cambio de estado se produce en la mayoría de los casos con tres tipos de catalizadores a saber a) una mujer b) un hombre c) uno mismo. Este último catalizador no siendo nunca tan efectivo como cualquiera de los dos primeros, vale aclarar.
Gracias a esto se ha elaborado un ingenioso y astuto plan para poder salvar los destinos de nuestra magna pero condenada Nación: dividir el territorio en cuatro cuadrantes y trasladar a la población masculina con potencial de cambio de estado a un cuadrante inicial al que llamaremos I mientras el resto de la población es ubicada, convenientemente, en el cuadrante adyacente al que llamaremos II en tanto los otros dos restantes cuadrantes permanecen ocupados por el irreductible Benetton, que es más rápido que cualquier indio, pero no os preocpéis que ya nos ocuparemos de él con tiempo.
Así la consecuencia inicial de esta redistribución de conjuntos humanos logrará que los hombres del cuadrante I hagan cualquier cosa por llegar al cuadrane II, incluyendo los items de un plan nacional de revitalización de la Economía y la Industria incluyendo la construcción de nuevas y mejores autopistas, escuelas, fábricas y otras obras de infraestructura como ser un dique San Roque o un túnel subfluvial o la depuración de los valores democráticos y la limpieza de ñoquis de la Municipalidad, socialistas o no que para los efectos es prácticamente lo mismo.
Una vez lograda la sanación patriótica del primer cuadrante se procede a mover la población del segundo cuadrante al tercero. Una vez lograda la renovación y cambio de los tres cuadrantes iniciales se procede a realizar una última permutación poblacional trasladando aquellos individuos no susceptibles de cambio al cuadrante inicial y una vez obtenida la primermundialización del último cuadrante IV, se procede a distribuir el conjunto de la ciudadanía toda a sus respectivos lugares de origen, es decir los rosarinos a Rosario y los cordobeses a Córdoba evitando así una sublevación popular o guerra civil, y se constata con nuevos y efectivos inspectores del orden no dados a la corrupción y la coima, que el país se halle todo modernizado y pulido en sus estructuras.
Es cuando a partir de ese momento se puede volver a enunciar la potencialidad de Argentina como Nación ante el mundo.
Eso es todo, siguen los canales integrantes de la cadena nacional de teleradiodifusión con sus respectivas programaciones excepto aquellos que hayan estado pasando capítulos repetidos de El Chavo.

Ah, Benetton...


9 comentarios:

Bea dijo...

Ni bien ubiques a todos los candidatos en el cuadrante I vos me chiflas que yo me paro al borde del cuadrante II para ser la primera en comprobar la tesis, tal vez con un cartelito: elemento catalizador. Todo sea por la patria!

Malen dijo...

Juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Buenissssimo! Ah, Benneton...

Galo dijo...

es cierto. o estas caliente o estas inerte. que buena vida.
y benetton?

Pedro dijo...

excelente, jajaja. yo si queres tomo el registro de campo y luego confecciono un informe.

Pedro dijo...

esa fui yo, morkelik, que abri un picasa para pedro y no se porque ahora aparezco como el... estas cosas me superan

Luciano dijo...

Bea: te pongo de guardia fronteriza si querés pero no vayas a la mesa, elegí con criterio :)

Malen: uy si, Benetton, se queda con todo...jeje.

Galo: para mi es muy cierto, al vida del macho de la especie, un lujo.

Pedro: si, sin problemas,creo que es usted sociólogo entonces :P

Marian dijo...

jajaja o sea, a nomadisarse se ha dicho!!!!

Blackant dijo...

Mucha carne ahi. Muy bueno. Se me disparan asociaciones al principio de exclusión de Pauli, leyes de la termodínamica, recuerdos de los mellizos fantásticos Boyle y Mariotte y demas incoherencias alguna vez aprendidas.
Yo diría que el estado I es más ecuatorial que boreal. El estado III y IV que son?

Benetton, no capisce

Ni buena ni mala... dijo...

"Estamos condenados al éxito"

Eduardo Duhalde