Aunque no lo veamos, el sol siempre está o adónde está el piloto.

I) Má que tanto misterio. Fuí a Milan desde Shannon pasando por Londres. En realidad no fuí a Milán City porque terminé parando en un hotel en el medio de la nada, me violaron los taxistas repetidas veces y me la pasé hablando cocoliche con el tipo que se parecía al Duque de no sé qué, aunque también se parecía a Michael Caine, hasta pedir piedad.
Son muy caros los taxis en Italia y los tipos van vestidos como si trabajaran de taxistas en su tiempo libre.
Los tipos son muy finos, hasta la policía, parece que el de más bajo rango tiene el uniforme de Mariscal de Campo. Siempre tengo sensaciones encontradas con este gente, porque somos como primitos cercanos, parientes extraviados, pero tan diferentes y ya la guerra pasó hace tanto tiempo. Y no creo que estén muy orgullosos de nosotros, como sí lo están los irlandeses de sus "hijo lo dotore" allá en EEUU.

II)Desde el aire se ve que prácticamente no hay zona sin habitar en el norte de Italia, está todo urbanizado, dividido, parcelado hasta el último rincón de los valles metidos como dedos en la nieve de los Alpes. Después se interrumpe por un poco y del otro lado y sin piedad, en Suiza, empieza la humanidad de nuevo con su rectificaciones rectilíneas, esa obsesión a nivel de especie.
Pensar que las legiones marchaban de Roma a las Galias debajo de la sombra de los robles durante días. Mascalzoni.


III) Y volviendo viajé en Rolls Royce. Los motores del avión tenían pintadas las dos R.


IV) He constatado que los pilotos se divierten. Uno se puso al lado de un chorro o estela dejada por otro avión y la tocó con la punta del ala. Otro inclinó el avión de lado como una ballena dejando una aleta fuera en un viraje suave y continuado mientras se sumergía en el mar de nubes que cubría Londres. De un lado el cielo azul, debajo Londres encapotada y en el medio nosotros mirando por las escotillas del Nautilus a ras del mar hasta que nos hundimos del todo y extrañamente así vimos tierra.

2 comentarios:

venusina dijo...

y te dijeron "tu vuo fa' l'americano, mericano, mericano..."
Muy buena la travesía, y sí, no están muy orgullosos de nosotros y sus uniformes me dan miedo, son muy jaijit,no?

flavia dijo...

que te re tiró!...pensé que eras traficante de obras de arte!!!!!
siento que los gringos nos quieren, pero como a los hermanos menores, los que siempre ligan el coscorrón...
tu relato de lo que hizo el piloto...bueh, vos ya sabés...