De nombres y blog

I.-

Alguna vez jugué al Civilization antes de que este fuera inventado, así que cuando lo descubrí en la computadora se convirtió en un vicio, casi pierdo a la mujer que vive conmigo (no la encontraba) y también la razón, como el Quijote, al pasar 24 horas seguidas tratando de llegar a Alpha Centauri.
Pero antes, sin computadora, en la Plaza las Heras agarré un palito y sobre la arena dibujé la evolución, a traves de caminos y fundaciones de ciudades-imperios-estado de una civilización.
Cada ciudad llevaba un nombre y los accidentes geográficos también tanto como las dinastías de gobernantes que empujaban sus glorias y caídas (inevitables), así que tenía que ingeniarmelas para ser original y dejar nombres que desafiaran el paso del tiempo.
Y hoy veo en el diario que han descubierto una grupo de cavernas en la superficie de Marte, al cual le han puesto el espantoso nombre de "Siete hermanas" y a una de ellas le han dado el nombre de "Annie".
Es que esta gente no se da cuenta de la fenomenal responsabilidad que tienen en sus manos de bautizar eternamente lo que tal vez se convierta en la capital de la humanidad en Marte?
La que me estoy perdiendo.
No queda nada por bautizar ni descubrir ni ver por vez primera en esta esfera y la otra esta privatizada por una manga de amargos sin ganas de raspar un poco la superficie de su imaginación.
Pero habría que ser un poco más imaginativo que don Alejandro el Grande que dejó una ristra de Alenjandrías por todo el mapa conocido como si fueran sucursales de un supermercado.
Y no, tampoco "Lucianía" ya que estamos.


II.-

Escribir un blog es un acto de egoismo. No estoy tan seguro. Todos somos vanidosos pero algunos somos mejores que otros para reducir el nivel de asco que genera en los demás y en uno mismo.
Siempre escribí porque me daba placer desconectarme del mundo en cualquier lugar y momento y empezar a narrar como si estuviera escribiendo algo que alguien fuera a leer dentro de mucho tiempo, tal vez ignorando quien lo había escrito. Entonces, cuando el relato estaba terminado y era bueno, al menos para mi, sentía chorros de placer remojando mis interconexiones neuronales y tenía que salir corriendo a escribir lo que había logrado.
En este proceso es muy posible que lo que queda plasmado quede diferente a lo imaginado, un poco más opaco o chato, sin brillo. Cierto nivel es aceptable y cuando se está seguro de que se ha traspasado el todo en su máxima expresión original uno no puede dejar de releer lo que se ha escrito (lo imaginado, creado mentalente no puedo repasarse porque debe mantenerse estático en ese lugar impreciso que situo dentro de mi cabeza, detras y arriba de mi ceja izquierda adonde las letras se muestran con un fulgor dorado y son sólo una madeja frágil reposando en una cama de plumas y han de moverser con sumo cuidado y sin soplar hasta la superficie de papel o la pantalla luminosa).
Por eso uno escribe también para los demás, porque uno ha creado algo de la nada y si no es egoista, o si lo es, intenta ver si el mismo placer puede recrearse en el otro.
El buen escritor es quien lo logra en muchos individuos incluso en traducciones a otras lenguas.
Es como hacer una comida excelente, a quien le importa la nación, la lengua o la religión. Bueno, a menos que la religión prohiba ciertos ingrediente, así como se prohiben libros por los mismos motivos (si no religiosos, políticos entonces)
Escribir, en mi caso, es el fruto del divagar ocioso, del autocosquilleo de mis neuronas bañandose en el azúcar líquido y viscoso, el caramelo del tiempo que pasa en la oscuridad de sus moradas sin ningún propósito aparente, solo el de testificar que se encuentran vivas, listas y conectadas y que no se toman todo tan seriamente como está escrito.

Ah, si, y el blog es solo un instrumento para ver si alguien se rie conmigo.

3 comentarios:

mardevientos dijo...

Hace poco escribi sobre el nivel de egocentrismo en algunos blogs...
Este no es uno de esos... es uno que de verdad, al menos a mi, muchas veces me hace sonreir!!
Asi que por lo menos conmigotu objetivo vine al pelo!

Luciano dijo...

Me alegro mucho, gracias.
Lei tu post al respecto.
Un saludo che.

venusina dijo...

Me encantó el post. Me dejaste pensando en lo de la vanidad. La verdad es que creo que los blogs son espacios de expresión y muchas veces vías de escape. Pero bueno, ahí va lo que ponga cada uno.

un saludo Luciano!