Crónica del viajero accidentado.

1) Por supuesto que el mundo de la literatura espera mi regreso, pasa que me estoy peleando con el vecino y estoy haciendo el duelo por el gato (vestido de leopardo con crespón negro), etc y la verdad tengo un mal humor de los cien y mil demonios y ya avisé en el trabajo que el que me mira cobra. Bah, no, pero bué.
Mi mundo es así, espero tener aliados en esto, por un tema de que últimamente me siento muy consciente de mi mortalidad vengo sufriendo sobremanera cualquier plan de volar, así que para el fin de semana largo que pasó nos subimos al auto y fuimos a Irlanda del Norte, que es como ir a otro pais porque tienen hasta otro clima más de miércoles que acá, usan libras esterilizadas y hablan chanfleado. Y en una de esas viene un auto de frente, contramano, volando y fuera de control como un bólido y yo de puro reflejo volanteo a la derecha y el auto que venía descontrolado vá y se estrella contra el vehículo que venía detrás. No murió nadie, pero quedó el desparramo de autos en toda la calle y las rodillas temblando por haber visto la chapa patente de la muerte. En ese pueblo los cordones de las calles están pintandos con los colores de la bandera británica, lo que quiere decir ques es muy mal lugar para ser "católico" y también para un argentino para venir a morir un 2 de Abril, dicho sea de paso.
En ese segundo pensé, se muere mi mujer, no hay ruido, se la puso al de atrás, zafamos. Así, eso es todo, no hay tiempo de nada, es brevísimo. Entonces fuí y me comí un chocolatín blanco y una mandarina y la vida continuó y quisimos ir a la piedra donde murió el Aquiles Irlandés, Cuchulain, pero en el pueblo de morondanga donde está no te ponen un maldito cartel y nos perdimos porque para mi los chacareros sacan los carteles porque no quieren turistas entrándole al campo y al final para qué querés ver una piedra en el medio del campo, después se me salió un limpiaparabrisas en pleno vuelo y me mojé todo poniéndolo, y terminamos en la histórica colina de Tara revolcados por el viento. En la colina está la piedra del destino donde se coronaba al Alto Rey de Irlanda, entonces la piedra gritaba tres veces, dicen, pero yo la toqué y no gritó, sólo gritaba mi mujer que vámonos de este lugar que me estoy volando, infeliz.
Nos fuimos y volvimos y, como corresponde, fuimos a comer a un restaurant hindú, porque la buena comida repara el alma antes y después de un viaje y sentirse en casa entre morochos no tiene precio.

2) Resulta que en música hay cosas que se llaman escalas, y las escalas tienen parientas relativas y paralelas mayores y menores, y de las escalas se hacen los acordes y de una escala a la otra se pueden intercambiar acordes para cambiar la tonalidad de la escala, hacerla más triste o más alegre, lo que sea, no soy experto, pero el tema es que en uno de los ejemplos mostrados de la así llamada harmonía paralela era una partitura de de una pieza de Debussy, La catedral sumergida (La cathédrale englutie) que se inspira en una leyenda de la Bretaña francesa sobre la ciudad sumergida de Ys que habla de una catedral que se levanta de las aguas ciertos días, entonces se pueden escuchar las campanas, el órgano, las voces de los monjes. Imaginar ciudades allende el mar, bajo las aguas, dicen que vienen de un recuerdo colectivo humano de cuando subió el nivel del mar después de la gran glaciación. Puede ser, pero qué mitos y leyendas dejaremos ahora a nuestros sucesores cuando se levanten una vez más las cotas sobre las costas? El casino de Mar del Plata que a veces se levanta de nuevo y se puede escuchar la voz fantasmal de un croupier anunciando "noooooo vaaaaa maaaaaaaaaaasss!??

A ver si escuchan la catedral :

12 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Ve? Uno no quiere volar y por poco termina estrellado por otro auto.

No tenía que ser. El destino, que le dicen.

El Gaucho Santillán dijo...

Allà es difìcil. Todos van de contramano, doy Fe.

La "mùsica esfumada" de Debussy!! Que bueno.

Eso sì. Con la cantidad de Museos y Stonehenges que hay allà, vos vas a mirar una piedra en el medio del campo?

Se puede hacer plata. Los cordobeses lo harìan. Pones una piedra cualquiera en tu campo, y decìs que es donde "Breve heart" se cayò del caballo (y quedò una marca!) y cobràs entrada.

Ponete las pilas, Motonet!!

Morkelik dijo...

uf solo un susto, como se dice en estos casos. debussy, cuanto hace que no te veia! como desde los 10 años cuando iba al conservatorio...

untipoexpertoencosas dijo...

muy buena crónica! mejor que la puedas contar con este estilo que carateriza y sin lamentos.
agredecido por tu regreso.

gaby, desde bélgica dijo...

qué chucho Manucho! cuidensén, mas actividades de interior o vayan a la rambla de Galway Beach a comer cornalitos y rabas y listo; cerquita y sin riesgos...

Luciano dijo...

Alicia: es que dependió de tan poco, un centímetro más y éramos boleta.
Al menos en el auto podés tirar el volantazo, en el avión ni eso.

Gaucho: ya voy a remontar, son etapas de miércoles que hay que saber disfrutar !?! jaja
Es cierto, en Córdoba sería negocio.

Morkelik: Debussy sigue vigente como nunca, muy utilizado en el cine, no?

Untipo: es bueno llorar matandose de la risa.
Saludos!

Gaby: pero no tiene gracia!

Calavera dijo...

A mi me gustaría poder decir que la literatura más que esperar, reclama mi retiro definitivo, si no fuera porque jamás ingresé en ella. El patova de la puerta, con el lapiz corrector en la mano, me saca a patadas en los talones.
Digo yo: ¿por qué no se pone bien en pedo, como la gente, para enderezar el destino? No me va a decir que allá es difícil.

Fuera de la idiotez: me alegro de que hayan salido ilesos.

Un gran abrazo.

Maria Marta dijo...

Que susto!!

Como dice mi novio, en algunos pueblos del Reino Unido todavia no saben que la Segunda Guerra ya termino y que no necesitan sacar los carteles para despistar a los Nazis.

JorgeK dijo...

Amigo, es evidente la conmoción, tanto que la parte dos no logra distraer de la uno. También me alegro de vuestra zafada.
Por otro lado, capaz que no es casual su necesidad de retornar a la senda del arte, a veces cuando la finitud nos juega un ancho de bastos que de culo aplastamos con el de espadas, nos entra a picar la necesidad de trascendencia. Acá lo estaremos leyendo haciendo votos por que no se de un palo que nos prive de su pluma.

El Gaucho Santillán dijo...

Una cubierta con càmara de la "Moto Puma" segunda serie, vale 120 mangos!!!

Esto el "yèneral" no lo permitirìa.

Donde vamos?

Menta Ligera dijo...

Escucha el Carillon de Westminster de Louis Vierne que desarrolla una obra completa sobre los 4 sonidos del Big Ben: http://www.youtube.com/watch?v=vvXddUK7I4k
Y para despues, te sugiero una obra que Cesar Frank escribio sobre el cifrado americano B-A-C-H (si-la-do-la) obviamente en referencia a Bach, el padre de la musica.
Dos maravillas de la armonia!
Che, entonces no aparecio el gato???

Luciano dijo...

JorgeK: No fué inmediata la vuela. Te ponés a pensar en todos los "que hubiera pasado si",porque son todos milimétricos.

Gaucho: usted tiene una Puma? Qué envidia que le tengo!
Adonde iremos a parar??

Menta: muchas gracias por las sugerencias, ya las busco.

El gato no apareció más.